5 Cosas que no debes hacer con tus sartenes antiadherentes
Noticias

5 Cosas que no debes hacer con tus sartenes antiadherentes

Las sartenes antiadherentes hacen que la vida de cualquier persona que cocine (desde expertos hasta ineptos) sea más fácil. Todo gracias a esa maravillosa superficie de color negro, que evita que las cosas se queden pegadas.

Por esta parte tan preciada de este utensilio, es que no la puedes tratar como a los demás. Por ello, con el fin de que le des más vida a tus sartenes, revisa estas 5 cosas que no debes hacer con sartenes antiadherentes y cuál estás haciendo mal.

¡Quizás aún puedas remediarlo!

1. Usar utensilios afilados o metálicos

Evita que los utensilios de metal o cualquier otro objeto con bordes filosos entre en contacto con la superficie antiadherente de tus sartenes al cocinar, ya que pueden rayar y dañar fácilmente el recubrimiento antiadherente.

Usa piezas de madera, bambú o plástico cuando cocines o sirvas los alimentos.

2. Emplear productos de limpieza agresivos

Por nada del mundo ocupes estropajo de acero para limpiarlos, pues esta tiene pequeños filamentos de acero, que son muy eficientes para restregar la suciedad dura pegada.

Mejor utiliza un cepillo de cerdas de plástico suave con un poco de sal kosher para exfoliar la superficie de la sartén y liberar partículas de los alimentos endurecidos.

Si bien hay muchas sartenes antiadherentes aptas para lavavajillas, el contacto continuo con un detergente de limpieza “agresivo”, combinado con el alto calor (al cocinar) acortará la vida útil de tu sartén.

3. Cocinar a altas temperaturas

Incrementar la flama de tu estufa cuando cocinas en tu sartén, acelera el proceso normal de desgaste, por lo que es mejor preparar los alimentos con una flama media.

Además, no es recomendable lavarla inmediatamente con agua fría, ya que podría deformarse y despegarse la capa antiadherente.

4. Almacenamiento inadecuado

Seguramente, tú al igual que yo, sueles apilar ollas y sartenes uno encima del otro; sin embargo, debes saber que este hábito es pésimo para estos utensilios, debido a que lo más probable es que pueda dañarse su superficie.

La solución es colocar una toalla de papel en el fondo de cada sartén para proteger su interior.

5. Guardar las sobras de comida

No es un recipiente y originalmente no está diseñado para darle este uso. Si lo has hecho, debes estar al tanto que puede cambiar el sabor de tus alimentos, ya que quizás se impregne un poco de su sabor metálico y que es probable que contribuye a que se eche a perder más rápido esta pieza.

Y tú, ¿ya descubriste que has estado haciendo mal?