PECHUGA EMPANIZADA CON PURÉ Y ENSALADA
Noticias

PECHUGA EMPANIZADA CON PURÉ Y ENSALADA

PREPARA UNA COMIDA COMPLETA Y BALANCEADA CON ESTA PECHUGA EMPANIZADA CON PURÉ Y ENSALADA. ¡IDEAL PARA HACERLA HOY MISMO.

INGREDIENTES

  • 4 milanesas de pollo
  • 2 huevos revueltos
  • 1 taza de harina
  • 2 tazas de pan molido
  • 1 kg de papas cocidas
  • ½ taza de leche
  • 100 g de mantequilla
  • ½ taza de perejil picado
  • ½ lechuga romana troceada
  • 2 jitomates fileteados
  • 2 pepinos pelados y en gajos
  • 2 aguacates fileteados
  • Aceite para freír

INSTRUCCIONES

  1. Salpimienta las milanesas, pasa por harina, luego huevo y después por el pan molido.
  2. Fríelas en una sartén a fuego alto y retira el exceso de grasa. Aplasta las papas en un tazón con ayuda de una cuchara, agrega la mantequilla, leche, perejil y salpimienta. Rectifica la sazón.
  3. Mezcla la lechuga con el jitomate, pepino y aguacate.
  4. Sirve las pechugas con puré y acompáñalas con la ensalada de lechuga.

¿Quién dice que no puedes preparar una COMIDA COMPLETA y balanceada con poco tiempo? Pues hoy te traemos la receta de esta pechuga empanizada con puré y ensalada, ideal para que la prepares hoy mismo.

TIPS PARA HACER UNA PECHUGA EMPANIZADA MUY DELICIOSA

  • Si es la primera vez que vas a empanizar unas deliciosas pechugas, estos consejos son para ti. ¡Te quedarán perfectas!
  • Utiliza filetes de pechuga de pollo deshuesados y abiertos por la mitad para que queden bien hechas. Si no quieres usar pechugas, puedes cambiarlos por muslos de pollo aplanados.
  • Puedes utilizar un huevo mediano para la porción de 2 milanesas. Agrega un poco de cerveza para darle un sabor riquísimo.
  • Para un empanizado perfecto, pasa el filete de pollo por el pan 2 veces: primero lo cubres con pan, lo sumerges en el huevo y luego lo vuelves a pasar por el pan. 
  • Utiliza harina de trigo, pan molido o hasta avena molida para empanizar. Revuélvelo con un poco de ajo en polvo, orégano o paprika.
  • Lo ideal es que la cocción sea a fuego medio y en aceite profundo. Si no quieres usar mucho aceite, cocina por un lado primero y luego por el otro. Evita voltear constantemente para que no se caiga el pan.